Monday, May 19, 2008

Tras el desastre

Soy consciente de que no actualizo el blog en los momentos más críticos, como ha sido el dramático terremoto de Sichuan. Pero es que puedo añadir poco a lo que se está viendo en todos los medios. Es un drama nacional, todos los chinos están consternados y, a veces pecando de pocos conocimientos estadísticos, se lamentan de por qué todas las calamidades recaen sobre ellos. Es cierto que en términos estadísticos, hay un 20% de posibilidades, una entre cinco, de que una catástrofe afecte a un chino. Y en términos geográficos, hay un 6% de posibilidades de que el territorio chino sufra un desastre natural, un porcentaje bastante alto… No podemos olvidar que China, con 9.6 millones de km2, es más del doble de grande que la UE de los 27, con 4.3 millones de km2.

Pero tengo también que advertir a la gente que me pide que actualice el blog más a menudo, que este es un blog para que mi familia y amigos en España estén informados de mi vida en China, nunca ha tenido mayores pretensiones que esas. Me alaga que gente desconocida lea mis andanzas, me felicite por los gemelos o me pida consejo para algo relacionado con mi background, yo estoy siempre encantado de conocer nuevos amigos y de ayudar en lo que pueda. Pero que conste en acta su señoría, que este blog fue creado y ha sido mantenido durante estos tres años simplemente para mi familia y amigos, y a ellos me debo.

Hoy hubo 3 minutos de silencio por los fallecidos del terremoto. Las sirenas antiaéreas, alarmas y coches patrulla sonaban a todo meter mientras el tráfico se detenía y los conductores salían de sus coches solemnemente en Ma’anshan, una ciudad en la que por otro lado nunca hay mucho tráfico. Por la televisión han retransmitido después escenas similares en todos los rincones del país, desde Hong Kong y Macao, Lhasa en Tibet, Xinjiang, las minas de Shaanxi, Shanghai o por supuesto la plaza de Tian’anmen en Pekín. La solidaridad no para, y todas las empresas y organizaciones se están volcando en colaborar en todo lo que pueden. Para quienes queráis colaborar, la información sobre cuentas en China la he colgado en la web de la Casa de España en Shanghai.

La reacción del gobierno chino frente a esta catástrofe ha sido ejemplar, con el primer ministro Wen Jiabao al frente entre los escombros hora tras hora, alentando a los voluntarios y equipos especiales, y consolando a las víctimas. Ahora confiamos en que tras esta catástrofe, el gobierno emprenda una campaña para mejorar las infraestructuras y edificios públicos, y para controlar los materiales que se utilizan en la construcción de nuevas estructuras. No dudo de que será así, ya que si algo bueno tiene el régimen chino, es que aprenden de los errores propios y ajenos. Hay algo que tienen los chinos desde tiempos ancestrales, y es una confianza ciega en su gobierno central, a la vez que una desconfianza total en la honestidad de los gobiernos locales.

1 comment:

HC said...

Papa Julio!

Un abrazo desde la soleada Oslo :-)
Es bueno oir, mejor "leer" de ti en tu blogg y ver que las cosas te van bien. Dale un saludo a Jenny de mi parte. Y enhorabuena por tus gemelos!

Joder como pasa el tiempo.. quien lo iba a decir.. Julio papa y con gemelos ;-)

Un abrazote de oslo polar de Svalbarg