Friday, November 02, 2007

Cocido madrileño con toques chinos

Me acabo de ventilar un cocido madrileño para chuparse los dedos. Tan bueno, que he decidido escribir una entrada en el blog. O a lo mejor no estaba tan bueno, pero tras tanto tiempo sin probar el cocido de mi madre, cualquier cosa que se le parezca me resulta un manjar del cielo. Una patata sin pelar (pero lavada, sin tierra vamos), un chorizo a la sidra, media morcilla, un trozo de jamón chino, otro trozo de tocino chino, dos latas de garbanzos franceses del Carrefour, y como toque especial, dos setas secas chinas (shiitake, como se les conoce con su nombre japonés). También una buena dosis de sabor de pollo (en polvos, no en pastilla), y una cucharadita de pimentón dulce. Tremendo!
 
Y los lectores os preguntaréis: y de dónde saca este el choricito, la morcillita o el pimentón? Y es una buena pregunta, ya que el cocido sin estos ingredientes, no sería cocido. Pues la respuesta es sencilla: de las provisiones que cada visitante nos va trayendo, ya sabéis que siempre que viene alguien de visita, independientemente del grado de confianza, siempre pido embutidos (chorizo y jamón, principalmente) en vez de bebidas (eso lo estamos dejando jejeje). Y el pimentón fue de una feria de alimentación...
 
Pues eso, que vaya cocido! Entre estos platos que me animo a hacer de vez en cuando (y que me duran una semana, he guardado dos tuppers llenos en el frigo), y las croquetas de hace Jenny (ni en mis mejores sueños habría pensado que la mujer con la que me casaría llegaría a igualar las croquetas de mi madre -que ella igualó de mi abuela) vivir en Shanghai se hace cada vez más llevadero, jaja!

No comments: